Cerrar
El empuje de las estufas a Pellets

Las estufas a pellets ganan popularidad en todo el mundo. "En Italia en tres años se vendieron más de un millón de estufas, mientras, en España, la tendencia es bastante similar", según Roberto De Antonio, ingeniero agrónomo y socio fundador de Factorverde. Suelen ser una opción para apoyar la calefacción tradicional de gas, y a la larga, eliminarla. Es habitual es que se use para calentar solo una pieza.

 

"Una estufa de pellet de 10 kW puede calentar 100 metros, puede consumir entre 0.6-2 kilos por hora (según como se mantenga la llama)". Un saco de unos 15 kilos de pellets se puede comprar por aproximadamente $ 4.000. Un litro de gas llega a costar hasta cuatro veces más que un kilo de pellet.

 

En las estufas a pellets actuales, se pone también mucho cuidado en aspectos como el diseño y la estética. Se adoptan líneas modernas, colores metálicos, y se agrega un cristal para ver la llama dentro de la estufa, lo que da una sensación de calidez.

 

El funcionamiento de estas estufas a pellets es simple. El pellet se descarga de manera automática desde la parte superior de la estufa, generalmente son sacos de 15 kilos. Tienen encendido automático y suelen ser programables.

 

Son equipos cuyo rendimiento supera el 90% para un consumo aproximado de un kilo por hora y pueden utilizar distintos tipos de biomasa.

 

También los edificios de viviendas con calefacción centralizada pueden empezar a probar este sistema, mediante calderas a pellets. "Cuando un edificio decide empezar la reforma o cambio de los equipos, especialmente de gas, suelen investigar otras fuentes de energía, y en este caso, una buena opción es la biomasa".

 

Un problema es el alto coste de la inversión inicial, aunque según algunos cálculos, con lo que se ahorrará en las cuentas se puede amortizar en nueve años. Las calderas centralizadas proporcionan calefacción para toda la casa gracias a un sistema de distribución por radiadores.

 

El pellet se almacena en un depósito y se va alimentando la caldera con un sistema neumático (dependerá de la distancia entre la caldera y el silo). Todo el proceso está automatizado y los silos lo pueden llenar camiones cisterna mediante uso de mangueras. La caldera se va regulando para mantener la temperaturas adecuadas del agua que circula por los intercambiadores de calor.

 

El mensaje final debería ser que estas estufas y calderas a pellets pueden no solo calentar una casa, sino que además ahorrar, y no contaminan.